Mi primer fiesta nudista

0
68
hombres en un sauna gay

Era invierno y estaba hospedándome en la casa de una amiga en Alemania, en la ciudad de Bremen, es una ciudad muy tranquila que a diferencia de Berlín o Hamburgo, no se caracteriza por la actividad nocturna ni por ser muy turística, simplemente es una tipica ciudad del norte de Alemania que es muy bonita especialmente en navidad con el Weinachsmarkt (mercado navideño).

Hacia dos semanas que me encontraba en Bremen y ya había hecho la mayoría de las actividades que quería hacer en la zona. Teniendo en cuenta que Ámsterdam Holanda está a solo 300Km de Bremen decidí tomar un bus y visitar unos días la capital de los países bajos.

Llegué un viernes a la tarde a Holanda, me hospedo en la casa de un profesor de Biología que amablemente me ofreció alojarme a través de couchsurfing, la plataforma de viajeros, que en este caso dio la casualidad que el también era gay así que conversamos mucho sobre el tema.

Esa misma tarde que llegue merendamos algo en su casa y luego a la noche salimos a caminar por el centro de Ámsterdam. 

Recorrimos el centro y luego hicimos un rápido recorrido por la zona roja, que en mi opinión es la mas pintoresca de la ciudad por las cosas extrañas que se puede encontrar durante el día o la noche. Tomamos una par de cervezas en un bar gay de osos, charlamos sobre como es la vida en Holanda y escuchaba con atención como conversaba mi amigo en Holandés con la gente del bar, luego volvimos a la casa en tren por que ya se hacia un poco tarde.

Al otro día agarré el metro y me fui a recorrer las ciudad, desafortunadamente ninguno de los días en que estuve en Ámsterdam hubo sol.

Esa noche de sábado decidí salir solo a explorar la ciudad, tenía dinero y ganas de conocer así que fui haciendo un tour por los bares gays que fui encontrando en mi camino, en cada bar que entraba me quedaba unos 45 minutos, observaba la gente, charlaba con los que estaban al lado mío y disfrutaba la música y el ambiente distinto, en el primer bar me tomé 2 cervezas y conocí a 3 españoles que estaban de fiesta en Ámsterdam. En el siguiente bar encontré que había un Dark room en el fondo, como muy curioso voy a inspeccionar de que se trataba y era simplemente un cuarto donde la gente puede ir a tener sexo o simplemente tener mas intimidad sin tener que irse hasta sus casas para disfrutar de eso, me pareció fantástico que hayan lugares así. No recuerdo si uno de los españoles del primer bar me recomendó o si yo encontré en internet, pero después de ese bar fui otra parte de la ciudad donde había una fiesta nudista de sexo con dresss code desnudo. Vuelvo a mencionar soy muy curioso y si bien no significa que busque constantemente ese tipo de lugares o eventos pero definitivamente me dio morbo pensar que podría estar en una fiesta totalmente desnudo rodeado de otros hombres desnudos. No pensé 2 veces y me dirigí hacia el lugar.

Llego a la dirección indicada, una puerta negra indicaba el nombre del lugar, solo yo con mis abrigos entro y pregunto cuanto sale la entrada y que debo hacer para ingresar. Me dice el empleado de la entrada que el dress code para ingresar es desnudo total, que puedo entrar y dejar mis partencias en un locker antes de ingresar a la fiesta, poner el dinero y mi tarjeta de crédito en mis calcetines y así lo hice.

Ingreso al vestíbulo y me encuentro otros hombres desvistiéndose como yo, me sube una sensación incomoda instantáneamente, de vergüenza, de pudor, pero luego al pasar unos minutos se transforma en normal automaticamente.

Ingreso decididamente al lugar totalmente en pelotas pensando entre mi…que carajos estoy haciendo yo solo en este lugar en medio de Ámsterdam a las 11 de la noche con toda esta gente que nunca vi en mi vida, luego a medida que doy varios pasos vuelve la calma y me digo a mi mismo disfruta el momento, ¡estas conociendo algo distinto! y así lo hice. Me dirigí por el medio de la pista con cara de que esto no es la gran cosa y que ya tengo experiencia como para manejar esto con naturalidad. Había unas 50 personas bailando música electrónica, algunos sobre la barra mirándome fijo a los ojos y otros recostados por los sillones que había contra la pared besándose, otros masturbándose mutuamente y otros mirando. La mayoría eran personas mayores de 40 años y algunos jóvenes que se notaba que habían en grupos de amigos y se estaban divirtiendo.

Llego al final de la pista y veo unas escaleras que bajaban al subsuelo, bajo a ver que había. Hacia un lado estaban los baños y hacia el otro 2 cuartos oscuros donde habían sillas colgadas del techo con cadenas para que algún voluntario corajudo se subiese, abriera la piernas y como buen pasivo pudiese tener sexo con anónimos, en la otra parte del subsuelo habían pequeñas recamaras con glory holes y sofás, esa noche estaban vacíos, al parecer no era un sábado muy concurrido.

Después de ver que había abajo vuelvo a subir a la pista principal y me pido una cerveza en la barra, al lado mío había un chico de unos treinta y tantos que no paraba de mirarme, se acerca y me ofrece un trago, obviamente acepto y comienzo a charlar. Era de Estados unidos y estaba visitando al igual que yo la ciudad, lo primero que detecté fue su impronta femenina, muy alegre y simpático, se notaba estaba muy cómodo en el lugar, estaba con un grupo de hombres todos de la misma edad. 

Luego de unos minutos termino la conversación con este chico y me subo a un entre piso que podía ver que había en la otra parte del lugar donde había personas que iban y venían, camino con mi vaso de cerveza y veo al subir mas sillones, hombres de todas las edades, algunos acostados masturbándose, otros agachados mostrando el culo esperando que alguien llegue a ponerles algo, un paisaje difícil de olvidar. Vuelvo a bajar y esta vez me acerco de vuelta a la barra para apoyarme y tener una vista panorámica de lo que había.

En ese momento se acerca el barman del lugar, me pregunta de donde soy, por que se notaba que no era de la ciudad y que me veía distinto a la gente que normalmente iba a ese lugar, le cuento que era de Sudamérica y que estaba de paso en la ciudad visitándola y viendo que había para hacer y que de casualidad me enteré de ese lugar por internet. El barman muy amable se ofrece ser mi guía al otro dia en la ciudad por si necesitaba ayuda, obviamente le dije que si y me dio su numero de teléfono que al final nunca lo contacté por que estuve muy pocos días en Ámsterdam.

Me quedé 30 minutos mas en esa fiesta tomando cervezas y observando como iban y venían personas desnudas, en un momento comencé a pensar que habia visto todo lo que quería ver y que ya era suficiente de la fiesta nudista holandesa para mi esa noche. Decido seguir mi camino de tour por la noche de Ámsterdam.

Salgo inmediatamente al vestíbulo, me visto, junto mis pertenencias y me retiro del lugar, afuera hacia frio., solo 2 grados y al salir el contraste del calor del calor nudista al frio de la calle me recorrió el cuerpo.

Busqué en google un lugar parecido para seguir descubriendo lugares como ese en la ciudad y encuentro una sauna Gay no muy lejos de allí. Camino 10 cuadras y encuentro la sauna, de aspecto moderno, mas parecido a un bar que a una sauna gay. Al hacer 2 minutos la fila en la entrada ya alcanzo a ver que el tipo de gente era mucho mejor que en la fiesta nudista, el valor del ticket de ingreso no era barato así que seguramente era un filtro.

Hombres de 20 a 45 años, algunos muy atractivos, otros no tanto, pero se notaba cuidado y educación en la mayoría. Entro al recinto, me dan una bata, toallas y ojotas, en el vestíbulo, dejo mis pertenencias en el locker y abro la puerta para entrar al sauna. Adentro había un gran living lleno de reposeras, luz tenue en todas partes, había muchos hombres, algunos solos, varios en grupos, algunos totalmente desnudos, otros semi-desnudos, dejando ver mas con la bata semi abierta. En un pasillo había cuarto privados con el piso acolchado que se podía ingresar y bloquear la puerta para tener mas intimidad. En el fondo había duchas y baños, a cada rato había algunos duchándose y en la otra parte en el fondo del pasillo había una pileta y un jacuzzi con agua tibia, varios estaban tirados en el agua desnudos con los penes erectos.

Vuelvo a la zona del bar, me compro una cerveza y me tiro en una reposera, en ese momento se me acerca un chico de unos veintiocho años, 1.85 de estatura con barba y de cuerpo agradable con bastante vello corporal. Me dijo que era de Turquía y que vivía en Ámsterdam hacía un año y que había ido a estudiar holandés y trabajar. Charlamos y tomamos una cerveza, muy atrevidamente el turco después de 5 minutos de conversar mete mi mano en mi bata sin ningún tapujo, yo sorprendido me río sin saber que decir. Me impacta lo liberal que se vuelven las personas cuando están en un ambiente libre en donde pueden hacer lo que quieran hacer, donde pueden dar rienda suelta a sus deseos y saben que el otro no va a reaccionar de la mala manera. Yo a ese nivel de la noche ya estaba entregado y definitivamente quería algo de acción así que continúo lo que el chico había comenzado. Terminamos en el cuarto acolchado, con el mejor desenlace, teniendo sexo con un turco en una sauna gay de Holanda. Experiencias que uno va acumulando en la vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí