Tiempos de ensayos sobre el amor, la soledad y el coronavirus

0
46
Hombres-amigos

Es el quinto día de cuarentena, hace cuatro días que que había comenzado un maratón de películas y series en netflix. Tengo suficiente comida para los siguientes dias de encierro y afortunadamente la velocidad de mi conexion a internet no es tan mala como para poder todavía ver contenido con calidad aceptable. Pero hoy definitvamente dije basta y comienzo a volcar algunos pensamientos de estos dias en palabras.

Al vivir en un pueblo de la provincia de Misiones, en el norte de Argentina donde historicamente todo estuvo aislado y lejos de los grandes acontecimientos que pasan en el mundo, siento que para que llegue a pasar algo en esta parte del mundo antes tiene que suceder un cambio tan grande en el resto del mundo como para que llegue a sentirse el impacto en esta olvidada periferia.

En estos momentos de silencio extremo que inundan las calles, de aconteciemientos insolitos que pensé que en esta epoca que me toco vivir ya no vería este tipo de sucesos, es cuando se me viene a la mente razonamientos de indole filosofica espiritual, que no son muy anormales en mi pero si la intensidad ha cambiado por el momento en que estoy viviendo.

Espero que a todas las personas les esten pasando algo similar, por que es cuando bajamos a las profundidades de nuestra conciencia y comencemos a analizarnos como inviduos o personas, si la direccion que tiene nuestra vida es hacia lo que siempre quisimos o si estamos en una especie de piloto automatico subidos a un vehiculo que va por una autopista donde la dirección fue trasada por otros, una especie de vehiculo autonomo donde nos podemos imaginar hacia que lugares está yendo pero que nos hace muy difiicil poder controlar nosotros este vehicuo, excepto parar, bajar y comenzar el viaje con un vehiculo nuevo que tenga volante y puedas tener el mando de control. 

En mi caso hacia donde quiero ir?

Desde adolescente me imagine que iba a encontrar ese compañero ideal que está en alguna parte del mundo esperando a ser descubierto y que por casualidades del destino nos cruzamos en algun lugar y evento insolito para cruzar unas palabras y miradas y que instantaneamente surga un impulso dentro mio de decir a la pucha, que maravilla de persona, quiero conocerlo mas y desde ahi el camino comienza hacia otros proyectos y vida en convivencia con este compañero de vida.

Desde la parte mas sincera de mi creo que busqué viajar y moverme a lugares nuevos por este impulso de querer conocer otro ser humano igual que yo que esté buscando lo mismo que yo y finalmente los dos nos estemos buscando hace mucho tiempo.

En este ideal de persona en el que vengo enfocandome hace mucho mucho tiempo se que detectaré quien puede ser a traves de lo que voy a sentir cuando estoy con esa persona, en el lenguaje corporal y la sensación que voy a sentir pecho a pecho cuando abrace a esta persona,  no importa el idioma, el color de piel y el origen lo que prevalecerá será el nivel de conciencia y cuan generoso sea para compartir la vida a traves de un abrazo, una caricia, una charla y emocionarse al vivir una experiencia que sabremos que será irrepetible y única.

El amor no te da de comer pero si hará que la comida tenga mucho mejor sabor y el camino de la vida sea mas llevadero, por momentos placentero y naturalmente los momentos bajos sean menos extremos al sostener una mano.

Es en estos momentos de soledad generada por esta pandemia, la soledad predomina entre nostros. Una piscologa me decía que hay personas que se sientes mas solas que otras y hay una inclincación natural de algunas personas a sentirse mas solas que otras y la mayor parte de sus vidas se sentirán asi mas allá que estén rodeados de personas o no, en mi caso así como ella decía fue la mayor parte de mi vida pero bien en el fondo se que es porque estoy rodeado de personas con poca empatía hacia lo diferente.

 Quiero compartir con vos este pensamiento, que no importa el tiempo, el esfuerzo o el precio que tome encontrar alguien para amar, lo verdaderamemte importante es sentirnos definitivamente humanos y que finalmente ponemos en practica la capacidad de amar, esa habilidad inhata en nosotros que está guardada con como un traje con naftalina bien en el fondo de nuestro armario de ropas que usamos todos los días. Que lindo es saber que cuando llegase el mometo ese traje bien guardado lo podemos sacar y usarlo en una noche que llegará sin anticipación pero con gran impacto en nuestras vidas.

.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí